SOBERANÍA ALIMENTARIA El viernes 20 de Junio a las 19 hs, La Corriente Emancipación Sur de la Ciudad de Buenos Aires, junto a otros del Frente de Lucha por la Soberanía Alimentaria Argentina, proyectamos la película “Desierto Verde” del director Ulises de La Orden. Por: Miryan Salas - Corriente Nacional Emancipación Sur El viernes 20 de Junio a las 19 hs, integrantes de la Corriente Emancipación Sur de la Ciudad de Buenos Aires, junto a otros compañeros del Frente de Lucha por la Soberanía Alimentaria Argentina (FLSAA), del cual formamos parte, proyectamos la película “Desierto Verde” del director Ulises de La Orden. La convocatoria tuvo lugar en La Usina Cultural del Sur y contó con la presencia de vecinos, compañeros, referentes de la Corriente Nacional y la invaluable asistencia del director de la película, gracias a los cuales fue posible el debate enriquecido por las diferentes miradas y experiencias, sobre la problemática de la producción de alimentos y el uso de agrotóxicos en el mundo. Esta proyección, propuesta como actividad de difusión desde el FLSAA, forma parte del Ciclo de Cine Documental “Andrés Carrasco” - en reconocimiento a quien en vida, denunciara los efectos devastadores del glifosato y al modelo de agronegocios implantado en América Latina- y tiene como objetivo instalar el debate sobre el daño constante y creciente que este paradigma agroindustrial genera sobre la biodiversidad, la salud pública, el tejido social y la capacidad de decisión soberana de los pueblos. Previo a esta actividad, en la Usina tuvo lugar la reunión plenaria del FLSAA cuyo eje principal de discusión fue el anteproyecto de Ley de Semillas conocida como “Ley Monsanto”, promovido por el Poder Ejecutivo Nacional y cuyo avance significaría la aceptación de la imposición de la propiedad intelectual no sólo de mutaciones genéticas hechas en laboratorio sino también de cualquier otra variedad desarrollada naturalmente, mediante lo cual se exigiría el pago de regalías de manera permanente y otorgaría a las semilleras el poder de policía sobre los productores, acusándolos penalmente en caso de incumplimiento de estos pagos. Esto implicaría la pérdida del derecho del “uso propio” de la semilla por parte de los productores y en definitiva, otra dimensión de la pérdida de nuestra soberanía. Tanto en la reunión antes mencionada, y como conclusión del debate posterior a la proyección de “Desierto Verde”, así como en otros encuentros sobre esta problemática, se ratificó la necesidad de concentrar los esfuerzos para evitar que prospere esta intención privatista de la vida.