images Por Alejandro Olmos Gaona Nuevo discurso de la Presidenta, reiterando lo sabido sobre el origen de la deuda, y cayendo e la falacia, de que la aprobación por el Congreso Nacional, convalido la ilegalidad que tenía la misma. Los actos ilegales son nulos, y ningún Congreso puede determinar su licitud. También olvido decir que se dictaron dos leyes rechazando las cuentas de inversión de la dictadura, y los actos administrativos realizados por la misma. Habló de que Griesa no respetó la soberanía argentina, y se olvidó de decir, que el Dr. Néstor Kirchner en el canje del 2005 y ella en el del 2010, renunció a la soberanía argentina y declaró que los bonos emitidos eran actos de derecho privado, no soberanos, y en consecuencia podian ser juzgados en cualquier juzgado de cualquier parte del mundo. Habló de la injusticia de Griesa y se olvidó decir que desde el 2003, se siguió convalidando la injusticia de la deuda. No dijo la verdad sobre el fraudulento canje del 2010, que investiga la justicia federal. Mandó un proyecto de ley, para que los bonistas puedan cobrar en el Banco de la Nación, cayendo en el ridículo de abrir una cuenta para depositar el dinero a los fondos buitres si deciden entrar en un nuevo canje. Estos tienen una sentencia judicial, y esa sentencia es exigible, y no van a entrar en ningún canje máxime cuando la Argentina reconoció la jurisdicción de Griesa. También no dijo la verdad, cuando manifestó que todo lo referido a la deuda había pasado por el Congreso, cuando en realidad, todo se le mandó cuando los hechos estaban consumados, y en muchos casos ni eso como con el Club de Paris, cuyo acuerdo sigue permaneciendo secreto. Se vuelve a insistir el en peligro de la clausula RUFO, cuando ella es inaplicable, y recién ahora se intenta ver como se puede solucionar esto, cuando el juicio en lo de Griesa tardó diez años, y en ese tiempo nada se hizo Un nuevo acto de voluntarismo coyuntural, que no va al fondo del problema, y solo muestra una posibilidad de ver si los bonistas (buitres buenos) acceden a la cambiar la jurisdicción, o se deciden por otra