Se aprobó la ley de creación de la “Unidad de evaluación educativa” Marcelo Lorenzo Por: Lic. Marcelo Lorenzo - Emancipación Sur CABA El 21 de agosto, en la última vez que sesionó la Legislatura porteña, se votó una ley que quedará grabada en la historia por los alcances y efectos negativos que tendrá sobre el sistema educativo. Se trata de la creación de un Instituto o Unidad para evaluar la eficacia de la Educación y a los trabajadores  docentes que llevan adelante esa tarea, la misma aunque se ubica dentro del Ministerio de educación dependerá del Jefe de Gobierno  y tendrá financiamiento propio. Cero en defensa de la Educación Pública: Esta nueva ley se inscribe en una orientación global que impulsa el Banco Mundial y otras entidades europeas como el Banco Santander, de crear instancias de evaluación de la orientación educativa en muchos países para que ellas se ajusten a los modos de producción imperantes. Y de esta manera el PRO-UNEN  y otros legisladores votaron una ley que destruye los criterios evaluativos que hoy están vigentes en el estatuto docente y que son autóctonos, es decir que fueron creados por años de elaboración, acumulación de saber y lucha de docentes argentinos. Es una ley que acata y somete a poderes económicos extranjeros  el carácter público de la educación. Cero en participación y democracia: Una transformación de esta envergadura implica una participación de la comunidad educativa. El PRO jamás convocó a los gremios docentes que el día de la sesión se hicieron presentes en el recinto para manifestar su más enérgico repudio.  Tampoco giró la iniciativa a las comunas para que los padres, alumnos secundarios, y la militancia barrial la discutieran. Esta forma encriptada y burocrática de accionar del PRO traerá un devenir de conflictos a la hora de aplicar la ley y evaluar. Cero en transparencia financiera: “El ente en cuestión es creado con personería jurídica propia”, es decir que aun dentro del Ministerio contará con la posibilidad de recibir fondos privados y de organismos financieros extranjeros. Esto condiciona por completo la transparencia, ecuanimidad e independencia de criterios a la hora de evaluar, nada menos que aprobar o reprobar una orientación educativa y su aplicación en una de las principales ciudades del país. Cero en condiciones y en marco de aplicación: Como indicó el legislador Gustavo Vera se va a evaluar a un trabajador docente que para llegar a fin de mes tiene que tomar tres turnos, el matutino, tarde y vespertino. Se va a evaluar la orientación y su aplicación en aulas de más de treinta alumnos, que se va a evaluar en distrito escolares como el 19 que aun tiene más de noventa niños sin vacante, que no están cursando. Y quienes evaluaran serán funcionarios  de impecable vestimenta y financiados por ... ¿quién sabe quién? Desde la Corriente Nacional Emancipación  Sur convocamos a todos los trabajadores, todos los gremios, alumnos, padres, colectivos culturales a luchar por la Soberanía Educativa porque un pueblo que no puede brindarles una educación propia a sus hijos dejará reducido al anhelo el camino hacia la emancipación.