La Reforma de Ley de Hidrocarburos que hoy se pretende aprobar en el senado nacional, ser谩 otra vergonzosa traici贸n a la patria y al pueblo argentino. Por:Claudio Giorno - Corriente Nacional Emancipaci贸n Sur - Esta reforma que da garant铆as de extraordinarias ganancias y seguridad jur铆dica a las grandes corporaciones, permite el saqueo mas escandaloso sobre nuestros recursos, nuestros suelos y el agua, con la p茅rdida total de soberan铆a energ茅tica, y lo que es peor, condena a las futuras generaciones a sobrevivir sobre los posibles riesgos de contaminaci贸n del agua y la tierra, por el uso del m茅todo fracking para la extracci贸n de petr贸leo y gas. El gobierno que de "nacional y popular" no tiene absolutamente nada, es el responsable de 茅ste fuerte retroceso de la soberan铆a nacional, pero que cuenta con la complicidad de la partidocracia opositora, que silencia por ejemplo la entrega de los recursos, ya sean convencionales o no convencionales, al extenderse los plazos de concesi贸n de las 谩reas a las empresas, que les permitir铆a permanecer en un 谩erea por mas de 40 a帽os. Ni siquiera han sido capaces, el gobierno nacional y los provinciales, de plantear una consulta popular. Y no lo hicieron porque saben que los pueblos, defender谩n sus recursos, el agua, la tierra y el futuro. Es imprescindible una nueva ley de hidrocarburos, pero que en lugar de garantizar grandes ganancias a empresas extranjeras, sea para desarrollar una pol铆tica energ茅tica que tenga como rol fundamental la soberan铆a nacional, el cuidado del ambiente y la emancipaci贸n social y del conjunto del pueblo. Constituci贸n Nacional de 1949 descarga (1) Art. 40 - La organizaci贸n de la riqueza y su explotaci贸n tienen por fin el bienestar del pueblo, dentro de un orden econ贸mico conforme a los principios de la justicia social. El Estado, mediante una ley, podr谩 intervenir en la econom铆a y monopolizar determinada actividad, en salvaguardia de los intereses generales y dentro de los l铆mites fijados por los derechos fundamentales asegurados en esta Constituci贸n. Salvo la importaci贸n y exportaci贸n, que estar谩n a cargo del Estado, de acuerdo con las limitaciones y el r茅gimen que se determine por ley, toda actividad econ贸mica se organizar谩 conforme a la libre iniciativa privada, siempre que no tenga por fin ostensible o encubierto dominar los mercados nacionales, eliminar la competencia o aumentar usurariamente los beneficios. Los minerales, las ca铆das de agua, los yacimientos de petr贸leo, de carb贸n y de gas, y las dem谩s fuentes naturales de energ铆a, con excepci贸n de los vegetales, son propiedad imprescriptibles e inalienables de la Naci贸n, con la correspondiente participaci贸n en su producto que se convendr谩 con las provincias. Los servicios p煤blicos pertenecen originariamente al Estado, y bajo ning煤n concepto podr谩n ser enajenados o concedidos para su explotaci贸n. Los que se hallaran en poder de particulares ser谩n transferidos al Estado, mediante compra o expropiaci贸n con indemnizaci贸n previa, cuando una ley nacional lo determine. El precio por la expropiaci贸n de empresas concesionarios de servicios p煤blicos ser谩 el del costo de origen de los bienes afectados a la explotaci贸n, menos las sumas que se hubieren amortizado durante el lapso cumplido desde el otorgamiento de la concesi贸n y los excedentes sobre una ganancia razonable que ser谩n considerados tambi茅n como reintegraci贸n del capital invertido.