MISIONES "Que el placer de tomar mate no descanse sobre la esclavitud de los y las trabajadores tareferos". Rubén Ortiz, el dirigente de los tareferos y a su vez del Movimiento Pedagógico de Liberación, acompañó a trabajadores de Montecarlo que viven sometidos a trabajo esclavo y los que el ANSES les adeuda asignaciones familiares desde hace años. Por: Emancipación Sur   recortada"Que el placer de tomar mate no descanse sobre la esclavitud de los y las trabajadores tareferos" En el día de ayer, el escenario de las audiencias de la Cámara de Diputados cambió abruptamente de clima. La voz ancestral de nuestras hermanas y hermanos del interior profundo, en lucha inclaudicable contra un sistema que los arrasa, se hizo escuchar. Y se abrió un puente entre algunos, tal vez pocos, pero importantes, diputados, senadores, representantes gremiales y compañeras y compañeros de organizaciones políticas y sociales. Rubén Ortiz, el dirigente de los tareferos y a su vez del Movimiento Pedagógico de Liberación, logró la unidad en la lucha de los dos sectores, afectados por la misma realidad impiadosa. Juntos pelean, codo a codo, maestras que ven el hambre todos los días en los chicos, y trabajadores que dejan su salud y sus vidas en la cosecha de la yerba. En una breve síntesis, Rubén explicó como las 5 empresas que dominan el mercado de la yerba, y que la cobran a precio de oro en las góndolas se enriquecen a costa de la sangre de los tareferos y sus familias. Esto con la complicidad tanto de los organismos encargados de controlarlos como del sindicato UATRE, que es cómplice. Calculando que hay alrededor de 24.000 tareferos, se declaran sólo 5.000. La mitad de lo cobran es en “órdenes de compra” en la cantina de los contratistas, no tienen libertad de comprar donde quieran. Así, un kilo de carne lo pagan 120 pesos. Para acceder a una obra social necesitan llegar a un mínimo al que nunca llegan, y muchas veces por los descuentos el recibo es 0. El trabajo a destajo es la mayor injusticia y explotación. Hay que terminar con el trabajo a destajo. “Todo esto, explicó, ocurre en un contexto de cambio de modelo productivo. En Montecarlo se han perdido 10.000 hectáreas de tierra para plantar pino y eucaliptus. Muchos productores toman el atajo del narcotráfico. Sin una reforma agraria integral asistida por el estado, la lucha contra el narcotráfico es imposible”. Con 100.000 Ha dedicadas a la yerba, se podría producir para todos, y vivirían bien. El reclamo contra el ANSES se basa en un largo juicio que vienen llevando con el apoya de CTA, porque desde 2009 el organismo se queda con las asignaciones familiares de los trabajadores. Y, pese a que en todas las instancias la Justicia falló a favor, aún no se ha concretado el pago, actualizado como corresponde. Los tareferos reclaman permanentemente, cortando las rutas, y son reprimidos, denunciados y procesados. José Alberto Galeano explicó que sólo trabajan 4 meses. El durísimo oficio le ocasionó 8 hernias de disco que no son reconocidas como enfermedad laboral. Un hombre de 42 años, con familia, que no puede acceder a un tratamiento ni trabajar. Las compañeras, con un lenguaje sencillo que emocionó a todos, explicaron que se alimentan con harina, aceite y grasa. A las 5 de la mañana se suben al camión, y vuelven a las 8 de la noche. Su más grande dolor es que los niños quedan en la casa, no tienen medios para mandarlos al secundario. Ninguna quiere que sus hijos sean tareferos. Una de ellas le dijo a Bossio, titular del ANSES, “me gustaría que mi hijo se pudiera sentar en un escritorio como usted”. Víctor De Gennaro, convocante de la audiencia, comprometió a los diputados presentes a trabajar para resolver algunas cuestiones, sin perder de vista que el cambio de esta situación implica un cambio en el modelo productivo y las relaciones del trabajo. En ese mismo sentido fue el aporte de Jorge Cardelli, en nombre de la CTA, referente también de Emancipación Sur quien señaló que el Estado debe ser dirigido por trabajadores, este Estado está al servicio de un sistema injusto. Se encontraban presentes compañeras de la Junta Interna de ANSES y de otros gremios estatales, compañeros de La Dignidad, del FIT, del Frente de lucha por la Soberanía Alimentaria y participaron en representación de Emancipación Sur los dirigentes Silvia Baffigi, Juan Albaytero y Claudio Giorno.