MAS ORGANIZACIÓN,  NUEVAS RESISTENCIAS, Y ANIMARNOS A CONSTRUIR LO QUE SOÑAMOS. para face El 22 de noviembre habrá balotaje entre dos candidatos, Scioli y Macri, y que han sido pésimos gobernantes, de la Ciudad de Buenos Aires y la Provincia de Buenos Aires, respectivamente, para los intereses del conjunto de nuestro Pueblo. Lamentablemente se juega un partido al que no estamos invitados los sectores populares. Sólo somos espectadores. Conscientes de que las fuerzas que dirimen el poder, o la porción de poder, no nos representan. Debemos expresar que éstas dos opciones, demuestran claramente una durísima derrota popular, expresar también una autocrítica de no haber sido capaces como parte de los movimientos populares, ya sea por errores propios, por acciones del poder real que muchas veces fractura, o por actitudes de cierta dirigencia que no han tenido la generosidad, la ética y las convicciones que requiere un proyecto de liberación; de construir una alternativa popular emancipadora con y para las grandes mayorías. Responsables de una herencia por más derecha. Pero ésta herencia que nos proponen, no es responsabilidad de los movimientos populares y sus luchas de resistencia en estos, también, 12 años de kirchnerismo.  La principal responsabilidad es del MODELO, un modelo de dependencia de la economía argentina, corrupto, que reemplazó formas de penetración del imperialismo por otros, como son los ejemplos de las transnacionales Chevron, Barrick y Monsanto. Responsabilidad de un PODER POLITICO que promovió divisiones en el campo popular, intentos de desmovilización popular, que alentó una oposición por derecha, y una cultura del consumismo, con consecuencias propicias para la derecha más recalcitrante representada en Macri, como lo son el individualismo y el conformismo. La herencia antipopular tiene causas también en la profundización del modelo extractivista, dependiente, que saquea y contamina, con la propia depredación de los recursos estatales. Recursos que en lugar de financiar salud, vivienda y educación, financiaron pago de una deuda ilegítima y fraudulenta, corrupción y entrega. Responsabilidad también del crecimiento del delito organizado y de la partidocracia bipartidista, socia de las corporaciones y garante del mismo modelo. Contradicciones del MODELO. Por su discurso y su accionar de cara a las naciones hermanas de Latinoamérica, muchxs se han alineado en diversas expresiones del poder político gobernante durante esta década que termina, sin embargo no se avanzó seriamente en los distintos posibles avances concretos en relación a una articulación regional autónoma y soberana.    Lo mismo ocurre en el campo de los DDHH de los 70, en la importancia de la Memoria Verdad y Justicia sobre el genocidio en la Argentina aunque hay un escandaloso abandono de los DDHH en muchos otros aspectos, como los desalojos brutales de los pueblos originarios. Los candidatos del balotaje. Scioli viene gobernando la provincia de Buenos Aires desde hace 8 años. Confrontamos con sus políticas de desatención de la salud y de la educación pública, escuelas y hospitales destruidos, con el avance de modelo productivo contaminante, con la desigualdad acrecentada en los distintos territorios, con su inclinación siempre latente a sectores del poder económico, con el freno a los intentos de transformación de la policía bonaerense, la que hizo desaparecer a Luciano Arruga y la del gatillo fácil, incluso retrocede con lo que representan personajes en el aérea de seguridad como Berni, Casal y Granados, con la persecución de nuestros pibes y pibas, y termina su mandato con la incorporación de diez mil policías para “combatir” la inseguridad. El “paco” ha hecho estragos en pibes y pibas de los barrios del conurbano. Las cárceles están repletas, con denuncias de torturas por la Comisión Provincial de la Memoria, la cantidad de presos jóvenes y presos aumentó en forma extraordinaria en estos años. Como gobernador no ha impulsado políticas soberanas de nuestro territorio. Macri, que también viene gobernando hace 8 años la Ciudad de Buenos Aires, es la expresión más directa de los grandes capitales económicos y extranjeros, y representa sin contradicciones a la derecha antinacional y antipopular. El discurso de Macri y sus secuaces como la gobernadora electa de Buenos Aires, lleno de condescendencia y preocupación por “la gente”, a la que le ponen nombres propios, oculta el desprecio por la educación y la salud públicas, y el paradigma (demostrado en CABA)  de hacer sólo  lo que sea negocio. Y no hacer lo que no lo es. Su gobierno fue responsable de asesinatos y desalojos violentos de tantísimas familias en el Indoamericano. Ha reprimido a los trabajadores del Borda, ha desatendido programas sociales como los derechos de la mujer, abandono de las villas y persecución a los trabajadores. En la Ciudad de Bs As, ha crecido el narcotráfico, y es un escándalo el avance de la trata de personas y el trabajo esclavo. La horrible cara del neoliberalismo tan temido. El endeudamiento y el alineamiento con la alianza del Pacífico. Los tratados bilaterales que sustituyen y profundizan el ALCA, rechazando claramente los procesos populares más avanzados y radicalizados de América Latina y el Caribe, y por lo tanto el alejamiento de la tan necesaria integración autónoma de América Latina. No es menor su alineamiento con la derecha golpista venezolana. Acuerdan con el modelo de dependencia. Pero sabemos que Scioli y Macri acuerdan con el modelo de dependencia, consolidan vocación de relaciones neocoloniales con los imperialismos, sean éstos Estados Unidos o China y Rusia; acuerdan con los pagos al CIADI o al Club de París, con los pagos a los fondos buitres, los acuerdos con las transnacionales, la megaminería, con el modelo del monocultivo de la soja y los negocios de muerte con Monsanto, con la política energética no soberana en acuerdos con Chevron y Shell y con la técnica del fracking contaminante. Saqueo y depredación de nuestros bienes naturales comunes.  Acuerdan en la criminalización y judicialización de la protesta social, indiferencia y persecución a los pueblos originarios, y entre otras cosas, en la ley antiterrorista. No son caras nuevas, los dos son productos/dirigentes de los 90, hijos del menemismo. Esta vez los grupos que manejan el verdadero poder en nuestra Patria se aseguraron el sentido del recambio de gobierno. Los gabinetes de uno y otro no dejan lugar a expectativas. Se consolida el bipartidismo. Se está consolidando nuevamente el bipartidismo en el escenario político, tenga el nombre que tenga los actores son los mismos. El bipartidismo es un sistema corporativo perfecto para sus socios, un sistema de negociación donde se parte de dos premisas: representarse a sí mismos sirviendo al poder económico privado y extranjero y nunca, nunca perder los privilegios. El PJ y la UCR no han muerto. Se reciclaron en el seno de una sociedad de consumidores que no quieren dejar de serlo. El sujeto político pueblo está desarticulado, las aspiraciones son individuales. Los supuestos representantes de las mayorías son profesionales de la política, que accedieron a un nivel de vida muy alto, que sostendrán cualquier discurso que convenga al objetivo último de sostenerlo. De ahí los continuos pases y traiciones. Pero la traición mayor es a su historia, a las bases populares que otorgan ese poder. Ese es el engaño fundacional de la democracia formal. Asumimos la tarea pendiente. Es necesario no caer en las danzas corporativas, que muchas veces nos tientan. Nada puede hacerse desde esta institucionalidad sin mayorías convencidas que respalden las iniciativas. Para eso, es necesario y es la tarea histórica, tejer todas, absolutamente todas las rebeliones puntuales contra un sistema que nos castiga en una sola voz y una sola fuerza. En lo político, en lo sindical, en lo ambiental, en el campo de los derechos, en lo territorial, en la defensa de los niños y los sectores más vulnerables, en el sistema educativo y de salud. La participación y el protagonismo son la única garantía y el único control contra los avances mafiosos, la represión y la corrupción. En todas partes hay personas que reclaman y luchan y pelean. Las organizaciones políticas (como la nuestra), somos parte de esas luchas como parte del pueblo, y tenemos la responsabilidad de parir ese paso gigante que media entre la protesta y la acción para derrotar lo que nos oprime. Esa es la tarea que sigue. Nuevas institucionalidades, nueva organización, nuevas voces. Debate honesto. Producción política e ir abriendo camino a un Frente de Liberación Nacional y Social. Es cierto, no le hemos puesto nombre a un sistema distinto, que derrote al extractivismo que proponen los imperios y que proponga un proyecto de igualdad, soberano y solidario. Tendrá el nombre que las mayorías populares de nuestras patrias quieran darle cuando decidan que sí, que ya es tiempo de caminar entre nosotros y con nosotros. Frente al balotaje Seguimos comprometidos con la lucha y la construcción de una alternativa popular emancipadora. El voto es privativo de cada argentino, esta elección del 22/11 no es para el pueblo, y no puede dividir aguas en el ancho espacio popular, y para ser coherentes con nuestro camino, para seguir construyendo con la mirada puesta en una alternativa verdaderamente nacional, popular latinoamericana y emancipadora decimos que propiciamos: la unidad de las fuerzas que se plantan contra este modelo, la discusión sobre las construcciones y los acuerdos generosos con un proyecto estratégico a favor de los intereses populares. Nos hacemos cargo de las limitaciones pero estamos convencidos de la necesaria unidad popular a construir. Entendemos que gane quien gane, vendrán tiempos de mayor ajuste, y por lo tanto de mayor lucha y resistencia ante los avances contra nuestros derechos como pueblo. Podrán ser más directos o más lentos los golpes del ajuste y la entrega, según quien sea ganador, pero la reducción de políticas sociales, devaluaciones que disminuirán los salarios, aumento de tarifas, profundización del modelo extractivo agro-minero que saquea y contamina, se potenciarán. Scioli y Macri no expresan los intereses de las grandes mayorías, alumnos obedientes a las exigencias del capital, y son representantes del ajuste que se viene. Respetamos las decisiones de cada compañero y compañera. Como organización política, democrática y colectiva, decimos humildemente y con autocritica, que no nos sentimos representados por ninguno de los dos candidatos, porque incluso teniendo en cuenta los matices entre ambos y sus espacios, comparten los lineamientos generales de un modelo que no queremos.  Por lo tanto no consideramos que debamos optar, éste 22/11, por ninguna de las dos expresiones. Consideramos que la unidad necesaria en la lucha pero también en la construcción política y social, requiere de una gran generosidad y convencimiento del valor de lo colectivo por sobre lo sectorial.  Mucha solidaridad y desprendimiento. Intentamos aportar una mirada integradora, con el respeto a los compañeros y compañeras que vienen luchando y resistiendo éste modelo, y a nuestro pueblo del que somos parte. Creemos que parte de nuestra responsabilidad, es sumar y aportar en la construcción de un diálogo fraterno con todos y todas, quienes venimos resistiendo y confrontando contra éste modelo, con todas, con los que no votarán a ninguna de las expresiones como con quienes optarán, defensivamente, en contra de Macri, en éste escenario triste y desfavorable de cualquier manera para los sectores populares. Hoy más que ayer, nos ocupa y nos moviliza, la necesidad de organizarnos mejor para una nueva resistencia, pero también en el necesario debate que vaya generando la búsqueda de metodologías que nos ayude como parte de éste pueblo, a organizar la construcción de una unidad política y social que interpele e invite a millones a protagonizar y construir un verdadero proyecto popular, democrático, nacional, latinoamericano y se plantee la emancipación nacional, social y humana. Seguimos soñando y tenemos la voluntad de seguir aportando a la construcción de una alternativa emancipadora, un modelo productivo soberano, una nueva sociedad, más humana, con valores de solidaridad, austeridad, honestidad. En la provincia de Buenos Aires, una nueva composición de poder donde Cambiemos ya ganó la gobernación de la provincia de Buenos Aires, está en marcha, continuaremos construyendo una alternativa superadora de todos los que vienen gobernando nuestro país. EMANCIPACION SUR PCIA. BUENOS AIRES