Histórico Aniversario en la ciudad de Bahía Blanca, derrota de la gobernadora Vidal En Bahía Blanca protagonizamos una jornada signada por la dignidad, en contraposición a un gobierno que pretende atropellar toda una vida y tradición de movilización en defensa de determinados valores: queremos trabajo, trabajo es dignidad, basta de despidos, basta de ajuste, queremos trabajar, salarios dignos, decían los carteles en las manifestaciones que marcaron el camino en las calles de esta ciudad en el día de su Aniversario.     BahíaEl preámbulo de este particular 11 de abril está signado por las políticas implementadas por Cambiemos tanto a nivel nacional como provincial. Creemos que hay dos clases de hombres y mujeres: los que viven de su trabajo (si lo consiguen) y los que viven del trabajo (de otros), en este período que nos toca vivir, en lo que se convierte en una situación inédita, el recientemente llegado gobierno de Cambiemos ha tomado todas y cada una de sus medidas favoreciendo los grandes negocios privados y extranjeros, pero eso no es todo: no hay medidas (ninguna) que favorezcan a los sectores medios, trabajadores, ni a los más humildes y necesitados de justicia. Nada. Esto demuestra una profunda insensibilidad social que se diluye en un discurso que desprecia la política y la ideología y reparte uniformemente las responsabilidades como si el poder estuviera repartido. Cínico y siniestro son palabras que no exageran la realidad del accionar de Cambiemos, gobierno que encabeza Mauricio Macri en la nación, María Eugenia Vidal en la provincia y Héctor Gay en la ciudad de Bahía Blanca. El conjunto de estas medidas económicas da como resultado según nos informa el periodista Jorge Duarte sobre datos de la consultora Tendencias económicas y financieras: 127.144 despidos y 27.588 suspensiones entre enero y marzo, el 70%  de los despidos se habría producido en el sector privado. Queda claro que crear trabajo evidentemente NO ES una política de este gobierno, sino por el contrario, su objetivo es disminuir la participación de la masa salarial de los trabajadores y trabajadoras, y para eso, necesitan aumentar la desocupación. Las consecuencias de estos datos son denigración de la salud y la vida de gran parte de nuestro pueblo. Los trabajadores estatales que dependen del estado provincial vienen soportando decretos y medidas que empeoran sus condiciones de trabajo y salariales, y también la amenaza de privatizar el servicio de los auxiliares de la educación, que, como bien sabemos, son parte de la comunidad  educativa en los establecimientos escolares y cumplen muchísimas más tareas que limpiar. Este conflicto, agravado por las condiciones de alimentación de los comedores escolares, también decididas por el gobierno provincial, se encontró con otros sindicatos y gremios unidos por los reclamos señalados al comienzo de estas palabras escritas, es decir despidos y suspensiones que aumentan, por lo tanto, trabajo que falta. Lo inaudito en esta ocasión, fue, el vallado y la presencia (desmedida) de numerosos y variados agentes policiales que impidieron el acceso a la Plaza Rivadavia (un espacio público) no sólo de todos los manifestantes sino de toda persona que quisiera pasar. Lo curioso es que había un Acto programado por el Aniversario con la presencia de la gobernadora y del intendente que finalmente nunca se produjo, nos referimos a la presencia y palabra del Intendente y la Gobernadora. Creemos que elementales derechos democráticos fueron vulnerados, como contrapartida, Cambiemos tampoco pudo realizar las actividades como tenía planeado y eso es un pequeño e invalorable triunfo de nuestra parte. Debemos reflexionar seriamente acerca de las nuevas formas de dominación social que existen, también, sobre cómo contrarrestar esa división forzosa de sectores que compartimos mismos intereses y aspiraciones. Debemos unirNOS. No nos cansamos de decirlo siguiendo  el Martín Fierro: los hermanos sean unidos, porque esa es la ley primera, pues si entre ellos se pelean, los devoran los de afuera. La realidad  no es la que nos muestran, la realidad es la que vivimos, junto al otro. Esto debemos una vez más aprender y profundizar en actos de solidaridad y justicia social. Este es el camino hacia la unidad de la construcción del país con derechos para todos, de todos los derechos humanos para todos los habitantes ya que nuestro país posee riqueza en bienes comunes suficiente para que repartida con justicia brinde condiciones de vida dignas y suficientes para todos los argentinos. LAURA GARCÍA VÁZQUEZ