Con motivo de conmemorarse los Doscientos Años de la Declaración de Independencia de lo que hoy llamamos República Argentina, consideramos fundamental pronunciarnos sobre una causa que no solo nos une a lo/as argentino/as como Nación sino que además ha contribuido a consustanciarnos con los Pueblos Hermanos que conforman la Patria Grande de Nuestra América.   DOCUMENTO  10 DE JUNIO 2016 10 DE JUNIO DIA DE LA REAFIRMACION DE LOS DERECHOS SOBERANOS SOBRE LAS ISLAS MALVINAS. 13406882_1236355796376850_7753477068968363183_n La Cuestión Malvinas representa una causa de suma trascendencia en la lucha por la liberación nacional y la emancipación definitiva de América Latina. Como contracara, constituye a nivel continental  el último bastión colonial de un imperio monárquico que, aún en el siglo XXI, ostenta un poderío político, económico, cultural y militar de alcances fenomenales. En este último sentido, no resulta un dato menor, que el Reino Unido de la Gran Bretaña e Irlanda del Norte sea miembro permanente del Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas (ONU). Dicho carácter le asegura el derecho a veto sobre cualquier resolución que ese órgano pretenda adoptar a fin de imponer el cumplimiento de los propósitos y principios contenidos en la Carta de la Organización, entre los cuales se destacan la autodeterminación de los pueblos, la igualdad soberana de los Estados, la integridad territorial de los Estados y la obligación estatal de resolver las controversias internacionales a través de los medios pacíficos universalmente reconocidos. A su vez, el Reino Unido integra la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) y, en ese marco, interviene activamente en numerosas acciones militares llevadas adelante de forma conjunta con otros Estados poderosos del mundo, coincidentemente también miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU, avasallando los Derechos de los Pueblos y violando de forma masiva y sistemática una multiplicidad de Derechos Humanos. Por otra parte, el imperio británico no acota sus influencias a la acción política y militar, sino que desde hace siglos ejerce su dominio a través de la acción cultural y económica. Así, ha consolidado la división y la dependencia entre los Pueblos Hermanos de Latinoamérica. Pese a ello, en las últimas décadas América Latina se ha hecho carne de la causa malvinense y a través de diferentes organismos multilaterales ha condenado la usurpación británica y ha clamado por los derechos argentinos. Ahora bien, Argentina no ha profundizado una política nacional e internacional decidida a afectar los intereses británicos y forzar al imperio a cesar su ocupación ilegítima e ilegal de las Islas. Es en ese contexto que venimos a fundamentar y a exigir al Gobierno Argentino lo que se expone a continuación en el presente documento. ARGUMENTOS HISTORICOS En el año 1520 Las Islas fueron descubiertas por la expedición de Magallanes, al servicio del rey de España. Desde entones comenzaron a figurar en la cartografía europea, si bien no fueron ocupadas, en aquella época las islas estaban en los dominios españoles en el nuevo mundo. Ocupación fáctica: en 1764, el Francés Louis Antoine de Bougainville realizó el primer asentamiento y fundó una colonia de cerca de 30 personas. En la Isla Soledad  que se llamaba Port Louis. Así tomó posesión formal de las islas. España al tomar conocimiento de tal acto, presentó una reclamación ante Francia, que reconociendo que las islas FORMABAN PARTE DE LOS TERRITORIOS ESPAÑOLES BAJO DOMINIO ESPAÑOL, las restituyó formalmente  en 1767. A partir de ese momento hubo presencia española permanente en las islas bajo la representación de un gobernador. En 1765 el Ingles John Byron llegó a las islas y en nombre del rey de Inglaterra, declaró la toma de posesión de los territorios, en un lugar que llamo Port Egmont, en la Isla Saunders (isla Trinidad para los argentinos). Al año siguiente un grupo de británicos, formó una colonia ballenera. Así, esta pequeña comunidad inglesa convivió en las islas con la comunidad francesa hasta 1767. Al llegar la noticia a España de la presencia inglesa en las islas, Carlos III dio la orden al gobernador de Buenos Aires de expulsar a los ingleses de las Islas. El gobernador español Ruiz Puente remitió a Hunt una carta donde declaraba que las islas eran españolas, por lo que deberían abandonar las mismas. La respuesta inglesa fue que  les pertenecía por haberlas descubierto y por tener en ella un asentamiento y daba un plazo de seis meses para que los españoles se retiren de las islas. A raíz de esta respuesta por parte de los ingleses España decide actuar. Para ello enviaron desde Montevideo dos fragatas, que llegaron en Febrero de 1770. Después de largos intercambios de notas en las cuales ambos imperios reafirmaban sus derechos sobre las islas, el 10 de Junio de 1770, la flota española abrió fuego sobre Port Egmont. Al poco tiempo de izo en tierra la bandera blanca. España inicio la expulsión por la fuerza de los ingleses. Este acto de los españoles casi lleva a la guerra a ambos imperios. La solución llego por la vía diplomática. El acuerdo diplomático establecía, 1- que se debería reestablecer el “Statu Quo” al 10 de Junio de 1770 y restituir Port Egmont a los ingleses, 2- SE RECONOCIA LA SOBERANIA SOBRE LAS ISLAS A LOS ESPAÑOLES.  Aparentemente se estableció una cláusula secreta que determinaba que una vez reparado el honor del Rey Inglés con la restitución de Port Egmont, los Ingleses devolverían las islas, y así ocurrió, los ingleses abandonaron las islas. Así quedo consolidado el dominio español, con una sucesión de 32 administradores, desde 1767, hasta 1810, en total fueron 20 gobernadores. LA INDEPENDENCIA ARGENTINA En 1810 se establece el primer gobierno patrio, SE ORDENÓ EL ABANDONO DE LAS ISLAS DE LOS ESPAÑOLES, HECHO QUE SE PRODUCE EN ENERO DE 1811. Los primeros gobiernos de las Provincias Unidas del Rio de la Plata tuvieron en cuenta a las Islas Malvinas en diversos actos administrativos a las que consideraron PARTE INTEGRANTE DE SU TERRITORIO, HEREDADO DE ESPAÑA POR SUCESIÓN DE ESTADO EN APLICACIÓN DEL PRINCIPIO “UTI POSSIDETIS IURIS”. Esto es así ya que las Provincias Unidas del Rio de la Plata, como comunidad política independiente, sucedieron a España en sus derechos territoriales. En 1820 el gobierno de las Provincias Unidas tomó posesión oficial de las Islas. El 6 de Noviembre se izó la bandera argentina, al mismo tiempo que se leyó una declaración y envió notificación a todos los capitanes que se encontraban en la isla, entre ellos ingleses, que el gobierno de las Provincias Unidas tomaba posesión de toda la Isla. Esta toma de Posesión fue conocida en el exterior, ya que se publicó en periódicos Ingleses, españoles y de los Estados Unidos. NO SE REALIZÓ NINGÚN ACTO DE PROTESTA, NI DE REIVINDICACIÓN por ningún país. En términos de derecho internacional hubo un ACTO PERFECTO DE CONSENTIMIENTO. El 10 de Junio de 1829, el gobierno de Buenos Aires creó la Comandancia Política y Militar de las Islas Malvinas, con jurisdicción sobre las islas adyacentes al Cabo de Hornos en el Océano Atlántico, con sede en la Isla Soledad, y Luis Vernet fue nombrado Comandante Político Y militar. En enero de 1833 llegó un buque de guerra inglés, el Capitán inglés se entrevistó con Pinedo  que era el militar que se encontraba con mando en ese momento, el Capitán Ingles le informó que había llegado con la orden de tomar posesión de las islas en nombre de su majestad, por lo que lo intimaba a abandonar las islas, Pinedo protestó enérgicamente, pero no pudo ofrecer resistencia a causa de falta de recursos. El 3 de Enero de 1833, se izó la bandera británica y se arrió la bandera Argentina. ARGUMENTOS JURÍDICOS. Las Islas Malvinas fueron parte de las áreas bajo jurisdicción de España desde la puesta en marcha de los primeros instrumentos internacionales que determinan el “nuevo mundo”, luego de la conquista de América de 1492. Las Bulas pontificias, que fueron el título predilecto de los Reyes Católicos, son el primer derecho que invoca España y que hereda Argentina a partir de la Revolución de Mayo de 1810. El 4 de Mayo de 1493, el Papa Alejandro VI promulgó la Bula Inter Caetera, que adjudica a la Corona de Castilla, toda la tierra firme y las Islas del Mar Oceánico, descubierta y por descubrir. En 1494 se firma el Tratado de Tordesillas, entre los representantes de los Reyes  de Castilla y Aragón, por una parte, y del Rey de Portugal, por la otra. Este Tratado estipula el reparto de las zonas de conquista del Océano Atlántico y del nuevo mundo, mediante un meridiano ubicado a 370 leguas al Oeste de las Islas de Cabo Verde, y con el fin de evitar mayores conflicto entre la Monarquía hispánica y el reino de Portugal. Entonces, las Bulas Pontificias y el tratado de Tordesillas de constituyen los primeros instrumentos que receptan títulos de España sobre las Islas Malvinas de acuerdo con el derecho Internacional de la época. Existen además varios tratados internacionales por lo que Inglaterra reconoce a España la soberanía de estos territorios, entre ellos el tratado de 1790  (convenio de San Lorenzo, también conocido como Nootka Sound convention) que prohibía a los ingleses navegar y pescar en los mares del Sud, a 10 leguas marítimas de la costa y especialmente formar en lo venidero algún establecimiento en parte de estas costas y de las islas adyacentes, ya ocupadas por España. INTERVENCION DE LAS NACIONES UNIDAS  Y SUS RESOLUCIONES. La Asamblea General Y el Comité de Descolonización. Desde el nacimiento de las Naciones Unidas, Argentina comenzó a plantear sus derechos de soberanía sobre las Islas Malvinas. La carta de Naciones Unidas regula el asunto colonial a través de los capítulos XI (territorios no autónomos) y el capítulo XII (régimen de administración fiduciaria). Las Islas Malvinas fueron incluidas entre los territorios NO AUTONOMOS, COMO TERRITORIO PENDIENTE DE DESCOLONIZACIÓN. El 14 de Diciembre de 1960, en sesión plenaria la Asamblea General de las Naciones Unidas dicta la Resolución 1514 (XV), declaración sobre la Concesión de la Independencia a los Pueblos Coloniales, mediante esta resolución se abrió la posibilidad de dar al territorio de las Islas Malvinas una solución basada en las negociaciones bilaterales entre Argentina y El reino unido, pero en una instancia multilateral, de tal forma que la resolución busca dar fin a las situaciones  de colonialismo existente. De esta resolución surgen  principios fundamentales que otorga a la argentina soberanía sobre las Islas Malvinas, el más importante es el PRINCIPIO DE INTGREDIDAD TERRITORIAL. En el párrafo 6 de la resolución reza lo siguiente: “Todo intento encaminado a quebrantar total o parcialmente la unidad nacional y la integridad territorial de un país es incompatible con los propósitos y principios de la Carta de las Naciones Unidas.” Siguiendo con el principio de unidad territorial, la convención del Mar regula el régimen de la plataforma continental en la parte VI (art. 76 al 85), la convención establece que la plataforma continental de un Estado ribereño comprende el lecho y el subsuelo de las áreas submarinas que se extienden más allá de su mar territorial y a lo largo de la prolongación natural de su territorio hasta el borde exterior del margen continental, o bien hasta una distancia de 200 millas contadas obre la línea de base a partir de las cuales se mide la anchura del mar territorial, en los casos de que el borde exterior del margen continental no llegue a esa distancia. La República Argentina hizo una presentación el 21 de Abril de 2009 ante la Comisión de Límites de la Plataforma Continental de las Naciones Unidas, la presentación incluía, entre otras cosas resolver disputas con el Reino Unido, la Antártida, etc. El 11 DE Marzo de 2016 los expertos de la Comisión de Límites de la Plataforma Continental se expidieron a favor de la presentación de la República  Argentina, otorgándole de esta manera el derecho a la Argentina sobre los recursos naturales del lecho y subsuelo de la plataforma continental hasta las 350-360 Millas, dentro  de esta área se encuentra las Islas Malvinas, con lo cual se debe tomar medidas políticas y económicas para ejercer el derecho reconocido por la comisión de las Naciones Unidas. Mediante la resolución 1654 (XVI), DE 1961 se creó el comité Especial encargado de examinar la situación con respecto a la aplicación de la declaración sobre la concesión de la independencia a los Países y Pueblos coloniales con 17 miembros, al año siguiente este comité se amplía a 24, este comité también llamado “comité de los 24”. En 1964 comenzó a examinar la situación de las Islas Malvinas en el seno del Subcomité III. Tanto Argentina, como Gran Bretaña fueron autorizadas a participar  en los trabajos del comité, con voz, pero sin voto. Al concluir el periodo de sesiones, el subcomité confeccionó un informe, en el cual resumió las posturas de los miembros y presento sus recomendaciones. El informe, aprobado por unanimidad, confirmó que las disposiciones de la resolución 1514 (XV) eran aplicables a territorio de las Islas Malvinas.  Además se tomó nota de la existencia de una disputa de soberanía por las Islas entre los gobiernos de Argentina y Gran Bretaña. Finalmente, el informe recomendaba al Comité Especial invitar a ambos gobiernos a entablar negociaciones, teniendo en cuenta las disposiciones y objetivos de la Carta de las Naciones Unidas y de la resolución 1514 (XV), los intereses de los habitantes de las Islas y las opiniones expresados en el curso del debate. El informe aprobado por el comité pasó a la IV Comisión de la Asamblea General De las Naciones Unidas (asuntos coloniales), su discusión se pospuso hasta el año siguiente. En Diciembre de 1965, se votó el proyecto de resolución basado en el informe de la IV Comisión, que después de una votación mayoritariamente favorable (94 votos a favor, ninguno en contra y 14 abstenciones) se convirtió en la resolución 2065 (XX) Resolución 2065 (XX)  los aspectos más importantes son los siguientes: Considerando que la resolución 1514 (XV) de 14 de Diciembre de 1960, se inspiró en el anhelado propósito de poner fin al colonialismo en todas  partes y en todas sus formas, en una de las cuales se encuadra el caso de las Islas Malvinas. Tomando notas de la existencia de una disputa entre el gobierno de la Argentina y el Reino Unido acerca de la soberanía sobre las Islas. Invita a los Gobiernos de la Argentina y del Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte a proseguir sin demora las negociaciones recomendadas por el Comité Especial encargado de examinar la situación con respecto a la aplicación de la Declaración sobre la concesión de la independencia a los países y pueblos coloniales a fin de encontrar una solución pacífica al problema, teniendo debidamente en cuenta las disposiciones y objetivos de la Carta de las Naciones Unidas y de la resolución 1514 (XV) de la Asamblea general, así como los intereses de la población de las Islas Malvinas Con esta resolución de la Asamblea General, venía a reconocer, la existencia de un conflicto de soberanía sobre las Islas Malvinas entre Argentina y Gran Bretaña y la necesidad de dar solución al asunto. El 14 de Diciembre de 1973, mediante resolución 3160 (XXVIII) y luego de manifestar la preocupación de la Asamblea General por la falta de progreso sustanciales, insiste en la necesidad de que se aceleren las negociaciones previstas en la resolución 2065 para alcanzar una solución pacífica sobre la disputa de soberanía, e insta a los gobiernos de ambos países a proseguir las negociaciones para poner fin a esta situación colonial. La resolución 31/49, del 1 de Diciembre de 1976, que reconoce los esfuerzos del gobierno argentino para facilitar el proceso de descolonización y promover el bienestar de la población  de las islas, además de pedir a ambos gobiernos que impulsaran las negociaciones para resolver la disputa de soberanía, insta a las dos partes a abstenerse de adoptar decisiones que introduzcan modificaciones unilaterales en la situación mientras exista esta disputa. Desde 2004 la cuestión de las Islas Malvinas figura en la agenda permanente y en el documento de la mesa de la Asamblea General, pudiendo ser tratada en cualquier momento, previa notificación de un Estado miembro. Hay que destacar que las resoluciones de la Asamblea de las Naciones Unidas desde el inicio de las Controversias han reconocido la existencia de una disputa de soberanía entre Argentina y el Reino Unidos, ambos son instados a resolver por medios pacíficos, teniendo en cuenta los intereses de los pobladores y no  sus deseos. Esto reafirma con toda claridad que las partes  que deben resolver la disputa son Argentina Y Gran Bretaña. En este sentido los habitantes de las Islas no conforman una voluntad diferente al de Gran Bretaña. IMPORTANCIA ESTRATÉGICA-ECONOMICA El valor estratégico del espacio geográfico y el control sobre los recursos naturales explica la importancia de la soberanía sobre las Islas Malvinas y mares circundantes. El beneficio estratégico-económico y las demandas para los desarrollos de los recursos naturales, en especial energéticos, minerales y alimenticios, son el elemento básico para la defensa de las Islas Malvinas del presente siglo. Debe advertirse que la cuestión Malvinas ha cambiado su perspectiva, ya que en la actualidad no se reduce solamente a los territorios y espacios marítimos contemplados en el reclamo de la República Argentina, sino que también convergen la proyección hacia los territorios de la Antártida, por tal motivo en la disputa por las Islas Malvinas hay intereses de la Unión Europea, Prueba de ello es el tratado de Lisboa del 2009 que incorpora  a Las Islas Malvinas como territorio Británico, sin considerar su status jurídico. El interés de la Unión Europea por las Islas Malvinas se pueden resumir en tres áreas, estratégico-militar (base militar), económica (pesca, minerales, hidrocarburo, etc.) y comercial (comunicación entre los dos Océanos, Pacifico y Atlántico). En el siglo XXI, los países centrales ven amenazadas la supervivencia de sus propios habitantes como consecuencia de la cada vez difícil acceso a los recursos naturales. Es por esta razón que la Unión Europea ve con buenos ojos que Gran Bretaña ejerza soberanía sobre las Islas Malvinas, para de esa forma en un futuro no muy lejano acceder a los recursos naturales   en forma directa, sin intervención de un tercero, que en este caso sería la República Argentina. Desde el punto de vista económico los intereses que se aseguraría el que ejerce la soberanía sobre las Islas Malvinas son los siguientes: En el corto y mediano plazo. a-   Recursos energéticos- Hidrocarburos b-   Recursos Ictícolas c-   Recursos minerales d-   Nódulos polimetálicos A mediano y largo plazo.
  1. Reserva de Agua potable
  2. Posible explotación de recursos derivados de la plataforma continental de las 350 millas
  3. Posible explotación de recursos en el territorio Antártico.
Desde el punto de vista Político. a-    Relevancia geoestratégica de la región b-   Importancia geopolítica de bases militares en la región c-    Proyección y la posibilidad de mantener un reclamo del ejercicio de soberanía  sobre la Antártida d-   Presencia estratégica en la región por el paso comercial de los dos Océanos. Merece un tratamiento especial la reserva de agua dulce que se encuentra en la región del Atlántico Sur, un bien común no renovable y fundamental para la vida en el planeta. El agua dulce será de demanda creciente en el futuro y cada vez más escaso, por el crecimiento poblacional y la contaminación de grandes reservas de agua superficial, como subterránea por el modelo de producción, dentro del sistema capitalista imperante en los países. La Antártida contiene el 80% de la reserva de agua dulce del planeta, de esta forma toma una preponderancia estratégica de los países centrales para la supervivencia de los habitantes en el futuro. En relación con la exploración y explotación de los recursos naturales de Las Islas, hacemos referencia al principio de soberanía de los pueblos sobre sus recursos naturales, elemento fundamental del derecho de los pueblos de disponer de ellos para cubrir sus necesidades. Estos principios, aceptados por el derecho internacional público (res. 1314 (XII) Y 1803 (XVII) contemplan la facultad que tienen los pueblos de disponer de sus recursos naturales y como beneficiario exclusivo y directos antes de acceder a la independencia, por lo tanto le otorgan al pueblo la facultad de salvaguardar los derechos futuros de la colectividad organizada políticamente e impedir la explotación colonial. Las Islas constituyen parte integrante del territorio Argentino, por lo tanto la exploración y explotación de los bienes comunes que se encuentran en las Islas y circundante es ATRIBUCIÓN EXCLUSIVA DE LOS HABITANTES DE LA REPÚBLICA ARGENTINA. De tal forma que la explotación pesquera, hidrocarburifera, etc. que realizan los habitantes de la Islas Malvinas atenta directamente contra el derecho de los  argentinos. PETITORIO AL PODER EJECUTIVO NACIONAL: En razón de las consideraciones expuestas, los abajo firmantes, exigimos al Poder Ejecutivo Nacional lo que sigue:
  1. Promover las iniciativas conducentes a generar en el Congreso Nacional el ámbito idóneo para una amplia discusión política sobre la Cuestión Malvinas, que brinde oportunidad de participar y realizar aportes significativos a los diversos actores sociales que manifiesten interés al respecto, a los efectos de contribuir en la definición de la política pública correspondiente.
  2. Profundizar e intensificar la política multilateral, principalmente en el marco de los organismos regionales e internacionales, a fin de generar las condiciones necesarias para abordar una negociación con el Reino Unido que permita la restitución de los derechos soberanos del Estado Argentino sobre las Islas Malvinas, Georgias del Sur y Sandwich del Sur.
  3. Reclamar la inmediata aplicación de la resolución 31/49  de la ONU de 1976.
  4. Planificar e implementar una política bilateral en la relación de Argentina con otros Estados del continente americano,  y/o de otros continentes, tendiente a concertar alianzas estratégicas y afectar los intereses británicos de modo tal que el Reino Unido se vea compelido a reconocer la soberanía argentina sobre las Islas Malvinas, Georgias del Sur y Sandwich del Sur.
  5. Analizar y redefinir la relación bilateral de la República Argentina con el Reino Unido, a fin de afectar los intereses de este último y, consecuentemente, forzarlo a negociar la restitución de los derechos soberanos argentinos sobre las Islas Malvinas, Georgias del Sur y Sándwich del Sur.
  6. Control y fiscalización sobre todos los aeropuertos instalados en suelo argentino. Prohibición y penalización de vuelos a las Islas Malvinas; Georgias y Sándwich del Sur en el marco de la Seguridad Nacional.
  7. Revocación y Derogación del Acuerdo de Madrid.
  8. Diseñar e implementar una política nacional de defensa de los intereses argentinos sobre las Islas Malvinas, Georgias del Sur y Sandwich del Sur que incluya:
  9. Nacionalización de los capitales británicos en Argentina,
  10. Imposición de condiciones gravosas (ej., sobre aranceles aduaneros, impuestos y/o derechos de importación) al ingreso de mercaderías originarias o provenientes del Reino Unido y sus aliados,
  11. Promoción de una legislación general sobre las Islas Malvinas que reafirme los derechos soberanos de la República Argentina.
  12. Establecimiento de una rigurosa legislación en materia de recursos naturales de las Islas Malvinas y sus adyacencias (como por ejemplo la creación de un régimen de exploración y explotación de hidrocarburos).
  13. Establecimiento de una legislación en materia educativa que incluya con carácter obligatorio en la currícula de los niveles primario, secundario, terciario y universitario la Cuestión Malvinas.
  14. Institución de entes públicos, organismos autárquicos y/o dependencias ministeriales sobre la Cuestión Malvinas (como por ejemplo la creación de un Instituto de Estudios e Investigaciones sobre la Antártida, Malvinas e Islas del Atlántico Sur).
  15. Concientización pública de la importancia marítima que tiene para la Republica Argentina las Islas Malvinas y circundantes, en particular respecto del procesamiento de los productos que es posible elaborar con la materia prima extraída, entre otras cosas, para generar puestos de trabajos genuinos.
  16. Recreación de una flota mercante, a partir del reequipamiento del Astillero Río Santiago, para producir buques mercantes que sirvan para la exploración y explotación de los bienes comunes de los argentinos que se encuentran en el Mar Argentino, las Islas Malvinas, Georgias del Sur y Sandwich del Sur, y la plataforma continental.
  17. Fomento de las tareas de los organismos de investigación y capacitación en relación con la aplicación de tecnologías de administración, captura y procesamiento de los recursos naturales en forma sustentable y observando el cuidado del ambiente.
  18. Aplicación irrestricta de la Resolución 467/2007 y la  Ley 23.968
  19. Promoción de medidas de Malvinización a través de organizaciones culturales a fin de instalar la cuestión Malvinas en la Cultura Nacional.
  20. Implementación de la Cláusula Transitoria Primera de la C.N., mediante la presentación de un proyecto de Ley ante Congreso de la Nación.
soberania.malvinas@gmail.com