unnamed (2)Para seguir desarrollando el título es necesario retroceder en el tiempo, aunque en èsta ocasión no hace falta ir  tan atrás, solo iremos hasta diciembre del 2005.

En Diciembre del 2005 el presidente  de la  Nación era el Dr. Néstor Kirchner, el 15 de Diciembre anunció la cancelación de la deuda con el FMI (Fondo Monetario Internacional)  por 10.149 millones de dólares utilizando el 37% de la Reserva Federal (con vencimiento en 2006 por un monto de 5.082 millones de dólares, en 2007 por 4.635 millones de dólares y en 2008 por 432 millones de dólares). En el discurso el entonces presidente decía que con esta decisión la Argentina iba a alcanzar soberanía política e independencia económica.

En primer lugar, en aquel momento gran parte de la opinión pública creyó en el discurso. La realidad era totalmente diferente, porque no se ganaba soberanía política y menos aún independencia económica, por la sencilla razón de que el total del monto que se iba a pagar solo representaba el 6,30 % aproximadamente del total de la deuda de la Nación, con lo cual el resto de los acreedores iban a seguir presionando para que se aplicaran las recetas financieras y económicas más provechosas a sus intereses.

Segundo: lo que realmente había ocurrido en las finanzas internacionales era que existía una gran cantidad de dinero ocioso que requería ser colocado en los países emergentes como la Argentina, por lo tanto era necesario preparar el terreno para tal acción. La Argentina pagó esa deuda al FMI, pero no por voluntad propia y menos para desprenderse de sus exigencias, sino porque era necesario  ir quitando paulatinamente a los países emergentes  sus reservas, generando una futura necesidad de endeudamiento, y de esa forma  los poseedores de grandes sumas de dinero iban a tener lugar de colocar el dinero ocioso. Hay que recordar que en el mismo período Brasil saldó su deuda con el FMI (15.000 millones de dólares aproximado, utilizando reservas)

Tercero: Argentina seguía siendo afiliada al FMI, con plena aplicación del art. IV del convenio constitutivo, con lo cual se demuestra más acabadamente lo lejos que estábamos de no depender de los organismos multilaterales, que nada tienen que ver con  los fines para lo que fueron creados. Por el contrario, sólo son organismos que sirven como herramienta del poder mundial  para seguir extrayendo  las riquezas de la naciones emergentes (como el nuestro) aplicando un sistema de producción totalmente extractivo.

Cuarto: es importante recordar que el FMI fue creado en 1944 y entró en vigor el 27 de Diciembre de 1945, y que el Gobierno de Juan Domingo Perón que asumió en 1946 no ingresó a la Nación al organismo.

Pasados 10 años de aquellos avatares que tienen que ver con la deuda hoy nos encontramos con una deuda mucho mayor de la que teníamos en aquel momento, que oscilaba los 160.000 millones de dólares y que hoy, según el último  informe oficial, asciende a 237.000 millones de dólares, es decir que aumentó 77.000 millones de dólares. No están contemplados los acreedores que no habían entrado en la reestructuración del 2005 y 2010, que finalmente se acordó por 16.500 millones de dólares, eso quiere decir que el total de la deuda supera los 250.000 millones de dólares; sólo deuda de la nación, no se contempla la deuda de las provincias, municipios y empresas del Estado. A esto hay que sumarle los casi 200.000 millones de dólares que se pagarpm entre el 2005 y 2015 y las deudas tomadas entre Enero de este año y la fecha por el gobierno de Cambiemos que sólo en deuda de la Nación es casi de 20.000 millones de dólares, más las deudas tomadas por las provincias.

La provincia de Chubut emitió bonos por 650 millones de dólares al 7,75 % de tasa de interés, la Provincia de Chaco lo hizo por 250 millones de dólares a un plazo de 8 años y a una tasa altísima de 9,50%. Las provincias llevan colocando deuda por 5.580 millones de dólares en lo que va del año. Hay que aclarar que en algunos casos cuando una provincia toma deuda el garante es el Estado Nacional. En el caso de la provincia de Chubut, la garantía ofrecida y aceptada son las regalías petroleras.

En estas circunstancias vamos avanzando hacia al abismo, hipotecando el futuro de millones de habitantes de la Nación. Por eso el título, pueden cambiar los gobiernos, pero la dependencia continúa. Lo que se comenzó a programar en el 2005, se está concretando este año, exactamente como lo determinó el poder financiero internacional, para países como el nuestro que sirven para seguir sosteniendo un sistema financiero y económico inhumano con la complicidad de los traidores a la Nación de ayer y de hoy.

La corporación política no cuestiona la deuda y no han hecho nada para investigarla. El endeudamiento debe ser auditado seriamente con i una amplia participación ciudadana y no como la puesta en escena que armó el Frente Para la Victoria cuando se creó la comisión bicameral, en la que la mayoría de los miembros habían sido cómplices del mal manejo de la deuda y que según fue informado, las pocas reuniones que se concretaron fueron más para glorificar descaradamente el “desendeudamiento”, expresión tan instalada en la opinión pública como falaz y de mala fe.

Queda claro que cada gobierno saliente  le deja al que ingresa el terreno fértil para seguir endeudando a todos los argentinos, cuando del total de la deuda tomada por cada gobierno llega poco y nada a los habitantes y los verdaderos beneficiados siguen siendo los mismos de siempre, entre ellos Bancos privados, empresarios, etc. Pero nada que sirva al verdadero avance de la justicia social. Lo que continúa sin dar tregua es la dependencia, se profundiza cada vez más.

INSISTIMOS EN QUE ES IMPRESCINDIBLE AUDITAR LA DEUDA Y SUSPENDER SUS PAGOS HASTA SABER A QUIÉN SE LE DEBE Y POR QUÉ, LOS ARGENTINOS NOS MERECEMOS SABER A QUIÉN Y PORQUÉ ESTAMOS PAGANDO Y ENJUICIAR A AQUELLOS QUE SE BENEFICIARON CON LOS NEGOCIOS DE LA DEUDA A COSTA DEL SUFRIMIENTO DE MILLONES DE ARGENTINOS.

Felix Fleitas. -Corriente Nacional Emancipación Sur-